Make your own free website on Tripod.com
MENTES ASESINAS
ASESINOS FAMOSOS

HOME

LA MENTE DE LOS ASESINOS | ASESINOS FAMOSOS | ASESINOS FAMOSOS 2 | FOTOGRAFIAS | CANIBALES | CANIBALES 2 | COMENTARIOS DE PELICULAS | Contácteme


Más del 80 por ciento de los asesinos seriales son hombres blancos, cuyas edades oscilan entre los 20 y los 30 años. Han sufrido abusos durante la infancia, ya sean físicos, sexuales o mentales. La violencia, el desamparo y la humillación es un cóctel explosivo en la sensibilidad de una persona, ya que tiende a borrar las inhibiciones morales de su conductas.
También una disciplina excesiva, en la que impera la distancia entre los padres y el niño, puede generar en el individuo fantasías de dominio y de control, debido a la falta de lazos afectivos. De ese modo, los seres humanos se reducen para esta clase de criminales a símbolos de una ficción personal. Se convierten en cifras de una serie perversa y potencialmente interminable. No es raro que entren en una competencia imaginaria con otros asesinos seriales históricos para alcanzar una suma mayor de víctimas.

Hay tres síntomas que aparecen en casi todos estos psicópatas. Por eso son designados como la tríada fatídica. La piromanía, la crueldad con los animales y la incontinencia. Es habitual que el primer paso antes de asesinar a una persona sea incendiar objetos o propiedades. Uno de los asesinos seriales más famosos de la historia de los Estados Unidos, David Berkovitz, el llamado Hijo de Sam, era un pirómano consumado.

Albert DeSalvo
"El estrangulador de Boston"

refrisw.jpg

Entre el 14 de junio de 1962 y el 4 de enero de 1964, se cometieron trece asesinatos por estrangulamiento en la ciudad de Boston. Las víctimas, todas mujeres, casi siempre mostraban haber sido violadas reiteradamente.
Seis de entre ellas tenían entre 55 y 75 años. Las otras cinco tenían entre 19 y 23. Además, existen otras dos víctimas de 85 y 69 años de edad, pero no se ha podido demostrar que haya sido el mismo asesino.
La primera de una larga serie de víctimas sería Anna Slesers, de 55 años. Fue hallada por su hijo, estrangulada con el cordón de su bata. Su vagina mostraba evidencias de un ataque sexual con un objeto desconocido. Su apartamento mostraba indicios de haber sido saqueado... o más bien como si el agresor se hubiese esforzado en hacer que la escena pareciese de un robo...

La policía hizo sonar la alarma advirtiendo a todas las mujeres en el área de Boston a cerrar con llave todas sus puertas y ser extremadamente cautas con los extraños, mientras se daba comienzo a una dura investigación.

Los detectives bostonianos comenzaron a interrogar a todos los hombres con antecedentes en el ámbito sexual: exhibicionistas, violadores, agresores, mirones...

Lo que buscaban era una persona con trastornos mentales, posiblemente con un complejo de Edipo o que odiase a su madre (o a su mujer), y que por sus agresiones a hembras de edad considerada tratase de borrar la imagen de esa madre temida.

Mientras la investigación se llevaba a cabo, siguieron apareciendo más cadáveres, todos ellos estrangulados y con salvajes muestras de violación.Los meses pasaban y la policía de Boston comenzaba a desesperarse. El asesino no dejaba pistas considerables para poder atraparle, y las mujeres seguían abriendo las puertas de sus casas a desconocidos a pesar de las advertencias de los agentes.

Se acudió a Paul Gordon, quien supuestamente tenía algunos poderes psíquicos, él identificó como el estrangulador a Arnold Wallace, un paciente psiquiátrico del Hospital Estatal de Boston quién tenía antecedentes violentos. Después de algunas investigaciones la policía desechó la identificación de Gordon.

En septiembre de 1963, en Salem, se encontró el cadáver de Evelyn Corbin, una guapa mujer divorciada de cincuenta y ocho años. Las características del crimen apuntaban al estrangulador de Boston.

El 25 de noviembre, apenas tres días después del asesinato de John F. Kennedy, Joann Graff, una diseñadora industrial de veintitrés años fué encontarda estrangulada en su departamento de Lawrence. Un estudiante que vivía en el mismo edificio que Joann declaró que un desconocido vestido con chaqueta oscura y pantalón verde oscuro de trabajo había preguntado por ella.Un día, una mujer dio la alertó a la policía que patrullaba por una de las calles bostonianas. Un hombre acababa de entrar en su casa y al ver que su marido también se encontraba allí, había huido corriendo. La descripción coincidía con el hombre que buscaban, y al poco tiempo Albert DeSalvo, El Estrangulador de Boston, fue detenido.
DeSalvo era un hombre de 29 años, casado, con dos hijos y trabajaba como empleado en una fábrica de caucho. Nació en Chelsea, Massachusetts, el 3 de septiembre de 1931. Sus padres, Frank y Charlotte tenían cinco otros niños. Su padre era un hombre gravemente abusivo que regularmente pegó a su esposa y niños. Pronto Albert se convirtió en un pequeño delincuente, y fue arrestado más de una vez.

Cuando estuvo en edad, Albert se alistó en el ejército, y en Alemania conoció a su esposa, Irmgard Beck, una mujer atractiva de una familia respetable. Cuando tuvieron su primer hijo, la mujer tuvo tantos problemas en el parto que le aterraban las relaciones sexuales, cosa que enojaba a DeSalvo, cuyo apetito sexual era anormalmente voraz y solicitaba sexo muchas veces al día.
DeSalvo fue considerado demente, pero fue condenado a cadena perpetua en 1966.

En el psiquiátrico penitenciario murió apuñalado por un compañero de celda en 1973.

David Berkowitz, "El hijo de Sam"

David nació el 1 de junio de 1953, fue un hijo no deseado de Betty Broder, quien lo abandonó, y fue adoptado por Nat y Pearl Berkowitz. Era un niño tímido y con baja autoestima que trataba de proyectar una apariencia autosuficiente, mintiendo y causando problemas. Su comportamiento alternaba momentos de extrema timidez, complejo de inferioridad y fuertes depresiones con arrebatos de ira y violencia desmesurada.
Su madre adoptiva murió en 1967 cuando el tenía 14 años, fue lo peor que le pudo pasar. Al no tener suerte con las mujeres, fue alimentando su odio contra ellas, además del recuerdo de su verdadera madre y lo que hizo con él confirmaba este odio. La mente de Berkowitz no pudo asimilar tanta soledad y en su adolescencia comenzaron sus desdoblamientos (doble personalidad).
Queriendo mejorar su autoestima y al mismo tiempo vengarse de una sociedad en la que no terminaba de encajar, se compra un revólver. A los veintitrés años comienza una serie de crímenes. Sus asesinatos sembraron el terror en Nueva York entre 1976 y 1977, Berkowitz asesinó a seis personas y consiguió herir a otras siete.
Como los investigadores temían; el 17 de abril de 1977 el asesino vuelve a atacar; Valentina Surani y su novio Alexander Esau, se besaban en su carro. Eran alrededor de las 3:00 y un hombre se les acercó y les disparó 2 veces a cada uno. Los dos murieron, las evidencias decían que se trataba del mismo asesino, pero esta vez, el asesino había dejado una carta en la que se autonombraba "El Hijo de Sam" (Son of Sam). La carta estaba dirigida al capitán Joseph Borrelli, quien era uno de los principales integrantes de la operación Omega, que estaba tras el asesino del revólver calibre 44. No contento con ello, envía una carta al periódico New York Daily News que se encargaba de su caso, y en ella les agradece su atención y les promete que tendrán más de qué hablar.

El 31 de julio de 1977, una joven llamada Stacy Moskowitz y su novio Bobby Violante, regresaban de ver una película, y se detuvieron en el carro cerca de un parque. Bobby convenció a Stacy de que se bajaran a caminar, pero ella no parecía muy convencida, así que regresaron al carro. En ese momento un hombre se les acercó y les disparó; Bobby recibió dos disparos en la cara y Stacy uno en la cabeza. Horas después, Stacy murió, Bobby perdió el ojo izquierdo y sólo lograron salvarle el 20% de visiblidad en el derecho. Ese fue el último ataque de "Son of Sam" ya que un testigo logró identificarlo cuando huía del escenario del crimen.
El 10 de agosto de 1977 la policía tiene las pruebas suficientes para detener a David Berkowitz. A las 19:30 un hombre salió del edificio donde vivía Berkowitz, con una bolsa de papel en la mano. Se aproximó a un auto, y fue el momento de la detención. Le ordenaron detenerse. El oficial preguntó: "¿Ahora que te tengo; dime, a quién tengo?", "tú sabes", dijo el hombre sonriendo, "soy el hijo de Sam, David Berkowitz".

Confiesa todos sus crímenes, pero trata de alegar locura afirmando escuchar la voz de un demonio de 6,000 años reencarnado en "Sam", el perro de su vecino, el cual le daba órdenes de matar. Los psiquiatras lo diagnostican como esquizofrénico paranoide de personalidad antisocial. Berkowitz es juzgado culpable y condenado a cadena perpetua, con una pena de 365 años en una cárcel de máxima seguridad.Una vez en la cárcel, reconoce haber formado parte de un culto satánico relacionado con Charles Manson, "me fascinaban los temas relacionados con la brujería y el ocultismo. En 1975 conocí a unos tipos que parecían simpáticos. Eran satanistas. Ingenuamente me uní al grupo, y empecé asistiendo a los rituales. Al principio no era más que un simple participante, pero muy pronto me convertí en un verdadero adorador del Diablo. Mi cuerpo y mente le pertenecían, yo me estaba convirtiendo en una máquina de matar".

Ed Kemper

Edmund Emil Kemper

Con 2 metros de estatura y unos 130 kilos de peso Kemper era para sus victimas casi irresistible.
Matar a sus gatos ( y a sus abuelos) con dieciséis años de edad , fue un comienzo prometedor. En 1969 le dan de alta en el hospital estatal de alta seguridad de Atascadero, favorecido seguramente por su altísimo coeficiente intelectual. Kemper era muy inteligente, tanto que nunca llegaron a capturarlo. Es asombrosa la tranquilidad con que este hombre podía asistir a sus visitas con el psiquiatra llevando alguno de los cadáveres en la cajuela de su auto y luego asistir a sus citas con la hija del jefe de la policía.
Fue él mismo el que cansado de no ver reconocida su obra, llamo a la policía que en principio pensaron que se trataba de una broma, hasta que Edmund les dio datos precisos que solo el asesino podría conocer. Su principal forma de operar era de recoger mujeres adolescentes en las autopistas que sin saberlo jamás conseguirían salir con vida. Del asesinato paso a la necrofilia, al canibalismo, la disección y el matricidio. Se le condeno por ocho asesinatos. Ed Kemper sugirió su forma de asesinato.(ser torturado hasta la muerte).

CHARLES MANSON " EL ANTICRISTO"

Nació en Cincinnati, Ohio, el 12 de noviembre de 1934, su madre una prostituta de dieciséis años llamada Katheline Maddox, no tenía aún el nombre para su hijo y es por eso que en el acta de nacimiento aparece "Unknown Madox" o sea, "desconocido (sin nombre) Madox" después se le llamó Charles en honor a uno de los tantos amantes de Katheline, con el cual se casó por una corta temporada, pero con el que no existía ningún vínculo de sangre; se dice que el verdadero padre de Charles Manson fue un tal coronel Scott, originario de Ashton, Kentucky, ya que en 1936 Katheline lo demandó legalmente para la manutención de su hijo, ganando el pleito y obteniendo la suma de cinco dólares para el pequeño Charles.

El coronel Scott murió en 1954 sin conocer a su hijo; en 1939, cuando Charles contaba con cuatro años de edad, su madre Katheline y su tío fueron sentenciados a cinco años de prisión por asaltar una gasolinera, por tal situación Charles quedó bajo la custodia de una tía severamente religiosa cuyo esposo tenía claras tendencias sadistas que volcaba en Charles, a quien llamaba con diminutivos, y llegó incluso a vestirlo de mujer en su primer día de clases para que, según él, aprendiera a comportarse como un hombre.

Katheline no cumplió la sentencia de cinco años, salió bajo libertad condicional en 1942, y reclamó la custodia de su hijo, pero no estaba calificada para ser madre; enferma de alcoholismo llevaba a su casa clientes de ambos sexos, Katheline encargaba a Charles con los vecinos sólo por una hora y desaparecía por días y hasta semanas; en una ocasión ofreció al pequeño Charles a una mesera a cambio de un tarro de cerveza. En el año de 1947 Katheline buscaba un internado para el pequeño Charles, al no encontrar ninguno disponible lo inscribió en el colegio Geabalt para varones en Indiana; Charles estuvo ahí diez meses y se escapó para reunirse con su madre, pero Katheline no lo aceptó.

Charles tuvo que vivir en la calle robando para comer; con lo que obtuvo del robo a una tienda de comestibles reunió dinero suficiente para independizarse, así aprendió a sobrevivir a través de pequeños hurtos. A partir de aquí comienza una serie de sucesivas detenciones, puestas en libertad y fugas de centros penitenciarios, que hacen que Manson haya pasado más de la mitad de su vida en la cárcel. Su educación por tanto se llevó a cabo en estos centros. Fue arrestado y escapó del reformatorio juvenil, al día siguiente fue vuelto a capturar y enviado a la granja para varones del Padre Flanagan donde permaneció solamente cuatro días, ya que después escapó en un auto robado y se dirigió a Illinois a visitar a unos parientes. En el trayecto cometió más robos y nuevamente fue arrestado, contaba entonces con trece años, fue recluido en Pringfield, Indiana, en donde sufrió abuso físico por parte de los internos y los guardias, el mismo Charles Manson declararía posteriormente que uno de los guardias incitaba a los demás internos a torturarlo y a violarlo, mientras él mismo contemplaba la escena.
En febrero de 1951 se escapó de Pringfield, con otros dos internos en cuya compañía robó varios automóviles, fue arrestado de nuevo en Utah y sentenciado a una prisión federal por conducir autos robados fuera del límite estatal, en esa cárcel de mínima seguridad atacó a un recluso obligándolo a tener sexo con él mientras sostenía una navaja de afeitar cerca de su cuello, por ese episodio fue reclasificado como peligroso y encerrado en un lugar de máxima seguridad en donde cometió infracciones disciplinarias, entre ellas tres asaltos de índole homosexual, al ser transferido al reformatorio de Ohio un mes después.

En 1953 y con diecinueve años de edad, Manson se casa con Jean Willis, enfermera de diecisiete años. Desde los catorce años hasta entonces sólo había tenido experiencias homosexuales. De esta unión nace su primer hijo. En 1958 se divorcia y un año más tarde se casa con la prostituta Candy "Leona" Stevens, para evitar que pudiera declarar contra él en un juicio. De ese matrimonio nace Charles Luther Manson, su segundo hijo conocido.

Por aquella época, y nuevamente en la cárcel, comienza su formación esotérica. Lee sobre budismo y orientalismo. Es miembro, según él de la Iglesia de la Cienciología y comienza a utilizar conceptos como karma y reencarnación que le serían fundamentales a la hora de presentar su particular Apocalipsis: el Hellter Skelter.
De la noche a la mañana se convirtió en recluso modelo, y logró así su libertad condicional en mayo de 1954. Después de más asaltos y subsecuentes arrestos, es llevado a la penitenciaría de la isla McNeil en donde al llenar la forma de ingreso deja asentado que su religión es la Dianética; después de una evaluación psicológica que da como resultado un coeficiente intelectual de 121 puntos y gracias a un repentino cambio de actitud, se le considera recluso modelo y obtiene de nueva cuenta su libertad condicional el 21 de marzo de 1967, entonces se va a San Francisco. Allí, en el barrio Haight-Ashbury nace "La Familia". Manson tenía entonces treinta y dos años, diecisiete de los cuales los había pasado en la cárcel. Según su filosofía, los miembros de La Familia, que en el momento de su detención habitaban en el rancho Barker, eran la avanzadilla de los 144,000 elegidos que se salvarían del Apocalipsis.

Manson que se autodenominaba Satán (además de Jesucristo, el Espíritu, el Anticristo y el Demonio), predicaba una curiosa doctrina, una mezcla de conceptos orientalistas y una reinterpretación de la Biblia. Según él, el Armagedón había llegado, el Juicio Final comenzaba. La población negra aniquilaría a la raza blanca, pero un grupo de elegidos se salvaría para reinstaurar el nuevo orden. Este grupo era La Familia. Ellos habían de asentarse en el desierto, creciendo el número hasta alcanzar la cifra de 144,000. Después él los guiaría al Reino Subterráneo, un fantástico mundo bajo tierra: Agartha. En esta tierra fantástica ellos esperarían que la raza negra destruyese a la blanca. Después del Apocalipsis ellos volverían a la superficie y se harían los señores del mundo, con Manson a la cabeza como nuevo Anticristo o Rey del Mundo. Esto ocurriría así porque los negros, según la filosofía racista de Manson, serían incapaces de dirigir el mundo, ya que ellos sólo -como los monos- pueden imitar lo que hacen los blancos, por eso cuando hubiesen destruido a los blancos no sabrían que hacer y vendrían los miembros de La Familia a enseñarles el camino.

El 13 de octubre de 1968 dos mujeres fueron golpeadas y estranguladas cerca de California, Nancy Warren quien era esposa de un oficial de policía y estaba embarazada, y la abuela de la misma quien tenía sesenta y cuatro años, los homicidios tenían características rituales y varios miembros de La Familia Manson estaban en ese condado. Dos meses después, el 13 de septiembre de 1968, Marina Hate de diecisiete años de edad fue secuestrada afuera de su casa en West Hollywood y su cuerpo fue encontrado el 1o. de enero con múltiples puñaladas en el cuello y tórax, las investigaciones demostraron que Marina sostenía relaciones con miembros de La Familia de Charles Manson.
En mayo de 1969 el señor Darwin Scott, de sesenta y cuatro años -supuesto tío de Charles Manson-, fue golpeado hasta la muerte en su departamento de Kentucky, y clavado al piso con un gran cuchillo. No se le comprobó nada a Charles Manson con respecto a ese homicidio, pero en las mismas fechas su supervisor de libertad condicional no supo nada de él. El 17 de julio de 1969 Mark Watts, un adolescente de diecisiete años desaparece al ir a pescar pidiendo aventón; su cuerpo golpeado, con tres disparos y al parecer también arrollado por un carro, fue encontrado cerca del cañón de Topanga, Watts solía relacionarse con los seguidores de Manson en el rancho Spawn, llamado así por su propietario George Spawn, un rancho abandonado y utilizado como escenario de películas western que les servia de escondite.
El viernes 8 de agosto de 1969 Manson ordenó la ejecución de todas las personas que se encontrasen en el 10050 de Cielo Drive, la vivienda por aquel entonces de Roman Polanski. Un comando compuesto por Linda Kasabian, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Charles Tex Watson, siguiendo ciegamente la orden de Manson se encaminan hacia Cielo Drive y asesinan a todos los invitados que se encontraban en la mansión: Jay Sebring, Abigail Anne Folges, Steven Earl Parent, Voytek Frycowsky y Sharon Tate, esposa de Polanski, entonces embarazada de ocho meses. Con Charles Manson en la cárcel, La Familia quedó a cargo de Lynette Fromme, quien mantuvo correspondencia con él y siguió propagando su visión apocalíptica, acumulando más adeptos, gracias a sus alianzas con grupos racistas y cultos oscuros. En 1975 Fromme intentó asesinar al presidente Gerald Ford, falló debido a que el seguro de su pistola se atoró, fue capturada y sentenciada a cadena perpetua. El asesinato, ocho meses después del juicio, de uno de sus abogados, o el atentado al presidente Gerald Ford a cargo de Fromme, lugarteniente de Manson se atribuyen a que Charlie se lo había ordenado telepáticamente desde la cárcel. Hoy en día eslabones de La Familia Manson están relacionados con narcotráfico, pornografía infantil, abuso sexual, y existen rumores de sacrificios humanos.

EL ASESINO DE GREEN RIVER
Gary Leon Ridway

"He asesinado a tantas mujeres que me cuesta acordarme de todas ellas", indicó Gary Ridgway, de 54 años, en una corte de la ciudad de Seattle (Estado de Washington, noroeste), durante una audiencia en la que admitió haber asesinado a las 48 mujeres en su casa o en su camión.
Ridgway admitió los asesinatos ante la Corte Superior del condado de King en Seattle, tras llegar a un acuerdo que podría evitarle la pena de muerte en Washington.
"El plan era: quería asesinar a tantas mujeres a las que yo consideraba prostitutas como pudiera", dijo en su mea culpa leída por los fiscales. "Sí", respondía cada vez que el fiscal le pedía confirmar sus horrendos crímenes.
El acusado confirmó los detalles de su acuerdo con el fiscal Jeff Baird, ante quien admitió, sin mostrar señales de remordimiento, su responsabilidad en los 48 cargos de homicidio agravado.
De todas maneras, dos de los cuerpos de las víctimas del asesino de Green River, así llamado luego de que se encontraran las primeras víctimas en el río en 1982, fueron encontrados en el Estado de Oregon (noroeste), donde también existe la pena de muerte.
Ridgway fue arrestado en noviembre de 2001 y posteriormente acusado de siete de los llamados "asesinatos de Green River" perpetrados entre julio de 1982 y febrero de 1984, cargos ante los que en un inicio se había declarado "inocente".
El acuerdo firmado el pasado 13 de junio mediante el que admitió haber perpetrado los asesinatos, lo coloca además como uno de los asesinos en serie que más personas ha liquidado en la historia de Estados Unidos.
La mayoría de las víctimas eran prostitutas, por lo que "pocas de ellas se reportarían como desaparecidas", admitió Ridgway.
"Elegí a las prostitutas porque creí que podía matar cuantas quisiera sin ser atrapado", dijo.
"Odio a las prostitutas y no quería pagar por tener sexo con ellas", añadió. Ridgway fue durante años considerado el principal sospechoso de los asesinatos que se iniciaron en 1982, pero no fue hasta que le hicieran un examen de ADN que lo pudieron vincular con el asesinato de varias de sus víctimas.
La admisión de cada uno de estos asesinatos en la Corte, durante la que el fiscal reveló los escalofriantes detalles de cada uno de ellos, pone punto final a un misterio que conmocionó durante años a la ciudad de Seattle.
El acuerdo alcanzado con la Fiscalía enfureció a los familiares de las víctimas.
"Logró lo que él quería; es horrible", dijo Jose Malbar, el hermano de una de las víctimas descubierta pocos meses atrás.
Mediante el acuerdo, Ridgway sería sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de reducción de la pena.
Las confesiones de Gary Ridgway en la Corte Superior del estado de King, Seattle, este miércoles, lo convierten en el asesino que ha sido objeto de más cargos de homicidio en su contra.

RICHARD RAMIREZ, "The Night Stalker"

Algunos psicologos calificaron a Ramirez como un asesino fuera del grupo de los asesinos. El "merodeador nocturno" mata a 14 personas en Los Angeles entre 1984 y 1985.
Como la mayoría de los asesinos en serie, Ramirez fue en su adolescencia un chico problemático: a los 9 años ya comenzó a robar y mas tarde a consumir drogas en su estado natal, Texas.
Una vez en Los Angeles, comienza su carrera como asesino, sin unas pautas concretas lo cual hace mas difícil su detencion: mataba a personas danlole igual sexo, raza, edad o condición. Las armas utilizadas iban desde un bate de beisbol a un puñal, pasando por varios tipos de pistolas.
Su modus operandi tambien oscilaba, ya que podía asesinar de una manera organizada sin dejar pista o matar sin ningun cuidado creyendose amparado por su dios Satan, dibujando signos satánicos en las paredes , comiendo en casa de sus victimas, robandoles el dinero que llevaban encima o dejando las armas homicidas en el lugar del crimen.

Su juego preferido era salir de caza, acompañado por un walkman, oyendo AC/DC, encontraba a su victima y entraba en su casa preparado para violar y matar.
Al principio, solo golpeaba y violaba, dejando incluso a la mayoría de sus victimas con vida, pero después se hace mas sádico, como por ejemplo, en el asesinato de una joven, que violo y la saco los ojos con una cuchara, matando a la chica después y enviándolos a su casa al dia siguiente.
Como muchas de sus victimas sobrevivían, una mujer le reconoció en Agosto de 1985 por la calle, después de numerosos retratos robot enviados por la policía, y un grupo de gente a la voz de "matadlo" le persiguió y capturo mientras intentaba robar un coche, salvándole de ser linchado por una patrulla de policía.

El 4 de Octubre de 1989, realiza las siguientes declaraciones:
"...Yo no creo ni en la hipocresía ni en los dogmas morales de la llamada sociedad civilizada. Solo me basta con mirar dentro de esta habitación, para conoceros tal y como sois: mentirosos, cobardes, asesinos, ladrones... y cada uno con su propia profesión legal. Sois unos gusanos hipócritas, me poneis enfermo..."
"...No necesito oír todas los raciocinios de vuestra sociedad. Ya los he oído antes y los argumentos siempre son los mismos..."
"... No me entendeis. Tal y como suponía, no sois capaces de hacerlo. Yo estoy mas allá de vuestra experiencia. Estoy mas allá del bien y del mal..."

Finalmente es acusado de 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (entre las cuales 3 han sido a menores), 2 secuestros, 4 actos de sodomia, 2 felaciones forzadas, 5 robos y 14 allanamientos de morada.
En 1989 es condenado a la camara de gas, y Ramirez no perdió su fe: "... !Legiones de la noche!, !Razas de la noche!, no repitais los errores del Night Stalker y no concedais clemencia alguna... Yo seré vengado. Lucifer esta con nosotros..."

Rosa Gonzálvez (la exorcista de Almansa)

La triste protagonista de esta historia fue Rosa Fernández Gonzálvez, única hija del matrimonio, nacida en Albacete el 22 de abril de 1979. El periodista del diario "La Tribuna" de Almansa, Luis Bonete, realizó un meticuloso seguimiento del caso desde el primer momento. A él se deben las imágenes televisadas en todos los canales, así como las fotografías tomadas durante la detención de las implicadas en este absurdo infanticidio. A su profundísima investigación se deben muchos de los datos desconocidos por el gran público sobre este patético caso.
Los dramáticos sucesos que desencadenaron la tragedia del 18 de septiembre comenzaron en realidad tres dias antes, el sábado 15 de septiembre, cuando R. Gonzálvez, María de los Angeles Rodríguez Espinilla y su hermana Mercedes salen juntas a cenar. Mercedes había llegado dos dias antes a Almansa, procedente de Valladolid, con la intención de pasar unos dias con su hermana.

Al día siguiente, a eso de las 15:30, Rosa Gonzálvez telefoneaba a María de los Angeles, que se traslada inmediatamnte a casa de la curandera. Durante toda la tarde intenta exorcizar del cuerpo de María de los Angeles el espíritu de su marido, Martín, que supuestamente la poseía y "le estaba haciendo mucho daño". Además de hacerlo con ella, también intentaba exorcizar a los hijos de su amiga quienes, supuestamente, portaban el mal. Para ello, les metía los dedos en la boca, produciéndoles grandes arcadas para que "echaran el pato que tenían dentro".
Sobre las 23:00, Martín, esposo de María de los Angeles, se presentaba en casa de Rosa con la intención de llevarse a su familia. Consigue llevarse a sus hijos, pero no a su mujer. Al día siguiente, lunes 17, volvió a casa de la curandera para intentar llevarse a su esposa.
En la mañana del lunes se encuentran reunidos en el número 89 de la calle de La Rosa, en Almansa, Rosa Gonzálvez, su marido, María de los Angeles, su hermana Mercedes, Josefa y Ana María Gonzálvez, cuñada y hermana de la curandera a quien Jesús Fernández había llamado al encontrar a su esposa como loca.
Todo el grupo se traslada al dormitorio del matrimonio, donde se inician una serie de ritos extraños con objeto de expulsar a los espíritus. La violencia histérica de la curandera se entremezcla con advocaciones religiosas, rituales mágicos, imágenes de Santa Lucía, etc.

Tras una agotadora sesión, a media tarde María Angeles y Rosa parecen calmarse. María Angeles asegura que la curandera le ha salvado la vida, a lo que ésta responde: "Yo no soy Rosa, soy un extraterrestre de otro planeta...". Tras la sesión, Josefa, Ana Gonzálvez y Mercedes Rodríguez abandonan la casa, encerrándose María de los Angeles y Rosa en el dormitorio del matrimonio. Pero casi a media noche, Mercedes vuelve a casa de la sanadora, y ahí se inicia la recta final de este drama.

En la madrugada del día 18, Jesús entra en el dormitorio y sorprende a su mujer totalmente desnuda, con las hermanas Rodríguez. Las tres estaban cubiertas de excrementos y bilis. Tiempo antes, se había desarrollado otro ataque de histeria exorcista en la habitación. A golpes, obligan a Jesús a que limpie la habitación y a que despierte a Rosi, hija del matrimonio, que ya estaba acostada en su habitación. El padre conduce a la pequeña a la habitación, donde es desnudada y metida en la cama. Pero poco tiempo podrá dormir la pequeña, ya que un rato después es despertada por su madre y obligada a tumbarse en el frío suelo. Lógicamente, la niña comienza a tiritar. En ese instante, dice Mercedes: "Si vais a quitar el mal, hacedlo ya, porque la niña no se encuentra bien"

Rosa, ebria de superstición, exclamó "¡Maldita sea! El mal está dentro de ti". La curandera y María de los Angeles atacaron a Mercedes dándole patadas en la vagina y metiéndole los dedos en la boca hasta hacerla sangrar. Al ver la sangre, la curandera interpretó que el mal ya había salido, dirigiéndose entonces hacia su hija, y comenzando a golpearla, asegurando que era ella ahora la poseída por el espíritu de Martín. Al escuchar los lloros de Rosi, su padre, que había sido expulsado de la habitación, entró nuevamente con la intención de rescatar a su hija... Ojalá lo hubiera hecho, porque aquella fue su última oportunidad de salvar la vida de la pequeña de la superstición homicida de las espiritistas.

Las tres mujeres atacaron con feroz violencia a Jesús, que nuevamente fue expulsado del dormitorio, saliendo además de la casa en busca de ayuda. Ese momento es aprovechado por las tres mujeres, que se trasladan con Rosi al dormitorio de la pequeña. Tras atrancar la puerta con una de las camas y la cómoda del dormitorio, acuestan a la pequeña en la cama restante, reiniciando sus rezos, jaculatorias y exorcismos.

A las 6:00, regresa Jesús con Ana María, hermana de la sanadora, pero no pueden entrar en el dormitorio, quedándose al lado de la puerta hasta las 9:00. Dentro de la habitación, Rosa y las hermanas Rodríguez destrozan todos los muebles, se revuelcan por el suelo, gritan, caminan descalzas sobre clavos y cristales, se orinan... el espectáculo debío ser estremecedor para la niña, que, aterrada, vivía los últimos instantes de su corta existencia. Mientras, en su locura exorcista, Rosa echaba colonia encima de María de los Angeles. Esta tuvo la fatal ocurrencia de decir que notaba que le venía el mal "por abajo"; que estaba entrándole un "aborto del Diablo". En ese momento, la curandera colocó una toalla en la vagina de Angeles y comenzó a golpearla en el vientre. Al retirar la toalla llena de sangre, encontraron la prueba que necesitaban para confirmar sus sospechas sobre el "aborto del Diablo". Posteriormente, se averiguó que ésta tenía la menstruación ese día...
Ante ese hecho, Rosa se vuelve hacia su hija y le dice: "Estas embarazada por el Diablo". Era el principio del fin de este drama.

Las tres enajenadas se precipitan sobre la niña y, mientras las dos hermanas la sujetan, Rosa le abre las piernas y le introduce sus manos en la vagina. Primero un dedo, luego dos; por fin, toda la mano de la curandera se introduce en la pequeña cavidad, rasgando la carne infantil a su paso.

Rosi grita, patalea, se revuelve destrozada por el dolor, pero su madre no se detiene. La vagina está desgarrada; ya son dos manos las que arrasan el interior de la niña. Minutos de dolor indescriptible. La curandera arranca los ovarios, los intestinos, la vagina..."Gloria al Espíritu Santo, gloria a Jesús, ¡Sal cabrón!" increpaba la sanadora mientras hurgaba con las uñas en las vísceras de su hija.

En el nombre de Cristo, la curandera destrozaba, desgarraba, destruía, devastaba las entrañas de su hija con las manos. Durante unos minutos interminables, Rosi, con sólo 11 años, sufrió lo que ninguna narración puede describir. Por fin, la masiva pérdida de sangre produjo un piadoso shock a la pequeña que le provocó la muerte, cesando así su inenarrable tormento.

Aún después de muerta, y ya con mayor facilidad, Rosa continuó arrancando las vísceras de su hija por la vagina. Y cuando se sintió cansada cambió la posición con María de los angeles que continuó con su tarea mientras exclamaba a cada "demonio" extirpado: "Otro, otro, ¡Esto no se acaba nunca!".

A las 9:00h. de la mañana consiguieron entrar Jesús y su cuñada en la habitación. El espectáculo era dantesco. El padre salió disparado en busca de ayuda, y desde la casa de un vecino, llamó a la policía. Ana Gonzálvez se quedó en el dormitorio. Las tres mujeres se precipitaron contra ella. "Tú eres la clave; necesitamos tus ojos para que la niña reviva". La curandera y sus ayudantes propinaron una brutal paliza a la mujer que estuvo a punto de perder los ojos en el ataque, el cual le produciría una contusión retiniana en ambos.

Cuando comenzaron a ser conscientes de la monstruosidad que habían hecho, Rosa y Angeles intentaron darse a la fuga, siendo detenidas por la policía: Rosa, en un bar cercano, y María de los Angeles, en un vehículo particular que asaltó en la huida. Mercedes fue detenida en el mismo lugar de la masacre.

Cuando en febrero de 1992 la Audiencia Provincial de Albacete dictó sentencia contra las acusadas, las tres mujeres fueron absueltas. Rosa y Maria de los Angeles fueron ingresadas en un psiquiátrico, liberadas de la acusación de asesinato por la eximente de transtorno mental transitorio. Mercedes fue absuelta "por no haber participado activamente en los hechos".

Richard Speck

A pesar de que su nombre suele estar entre las listas de los asesinos más famosos, Richard Speck no fue lo que realmente se denomina "asesino en serie". Sí es cierto que mató a ocho jóvenes estudiantes en Chicago, pero a todas ellas en una sola y trágica noche. Aun así, su caso no deja de tener un gran interés para la criminología.

Todo ocurrió en 1966 cuando contaba con 25 años de edad y un largo historial por sus continuas peleas en los bares, debidas en parte a su adicción por el consumo de alcohol y drogas. Estos, fueron los motivos principales que llevaron a que su mujer lo abandonase y a que su capataz lo despidiese cuando trabajaba en un astillero. Fue a raíz de ese despido que comenzó a robar para permitirse sus vicios.

Una noche, a finales de los sesenta, tras haberse tomado unas pastillas entró en un edificio armado con un cuchillo y una pistola con intención de robar. Allí residían nueve chicas americanas y filipinas estudiantes de enfermería. Las amenazó para que le diesen todo el dinero que tenían y las obligó a tumbarse en el suelo de una de las habitaciones. Afortunadamente una de ellas pudo esconderse rodando debajo de una cama sin ser vista.

Tras desvalijar la casa, Speck comenzó a ponerse agresivo y se las fue llevando una a una a otra habitación, donde las estranguló y apuñaló. Una vez que el agresor se fue de la vivienda la enfermera superviviente salió de su escondite, y horrorizada, al ver lo que había sucedido, fue directamente a dar parte a la policía, proporcionándoles una buena descripción del hombre, e incluyendo un tatuaje que llevaba Speck en un brazo que decía "Born to Raise Hell" (nacido para traer el infierno).

Entonces comenzó una auténtica caza al hombre que no tardaría en ser efectiva, pues esa descripción había sido enviada a los servicios de urgencia de los hospitales ante la remota posibilidad de que el hombre pudiera herirse a sí mismo, cosa frecuente en estos casos. Efectivamente, unos días más tarde Speck se presentó en un hospital con una herida en el codo. El tatuaje fue reconocido y se procedió a su arresto. La enfermera superviviente también identificó a Speck, y esa identificación fue corroborada por algunas de las huellas dejadas en la escena de los crímenes.

Richard Speck fue juzgado en 1967 y sentenciado a muerte, pero recurrió la sentencia y posteriormente lo condenaron a más de 400 años de prisión. Según los asesores de la prisión, era un hombre muy agresivo cuyo comportamiento violento era bien conocido, tanto en la prisión como fuera.

Antes de instalarse en Chicago había huido de Texas, en donde se le buscaba por el intento de asesinato de su suegro. En los meses previos a la matanza, la idea de Speck de pasar una buena noche en la ciudad era emborracharse, tomar algunas drogas, ir luego a un bar y meterse con otro cliente hasta que la cosa degenerase en una pelea. Si conseguía darle una paliza a su oponente, entonces la noche habría sido un éxito; en caso contrario, buscaría a una prostituta y la golpearía salvajemente antes de caer dormido.

Un guardián de la prisión contó que Speck había capturado un gorrión y lo había convertido en su mascota. Le ataba una cuerda en la pata y lo llevaba sobre su hombro. Los guardias le pidieron que se deshiciese de él puesto que las mascotas no estaban permitidas en la prisión, pero Speck hizo caso omiso. Después de varias discusiones lo amenazaron con incomunicarlo en una celda de castigo si seguía con el animal, y al oír eso, Speck se dirigió a un ventilador y arrojó el gorrión contra él. Los sorprendidos guardias le preguntaron por qué había matado al animal, y contestó que si no podía ser suyo, no sería de nadie.

En una de las entrevistas con el coronel Robert Ressler, agente del FBI y experto en psicología criminal, mostró una clara actitud insensible hacia la vida y admitió que había matado a sus víctimas para que no pudiesen testificar contra él. Según comenta Ressler en uno de sus libros (El que lucha con monstruos), "aunque varios médicos opinaban que el corte de la arteria del codo había sido el resultado de un chapucero intento de suicidio en la pensión de mala muerte donde vivía, Speck negó tal cosa, diciendo que había tenido una pelea en un bar y le habían hecho el corte con una botella de whisky rota. Diez años después del crimen seguía tratando de mostrarse ante mí como un macho"
Años más tarde, en 1991, el asesino de las jóvenes enfermeras falleció en la cárcel, a la edad de 48 años, de un ataque al corazón.


LA CINTA SPECK---

En 1995, la opinión pública se conmocionó al darse a conocer una cinta de video rodada en la prisión de Stateville en 1988, tres años antes de la muerte de Speck. En ella, se puede ver a Richard Speck esnifando cocaína, participando en prácticas de sexo oral con otro interno y fanfarroneando de su cuerpo, se ríe de sus asesinatos, afirma que le encanta ser penetrado por otros hombres y presume de lo mucho que disfruta en prisión: "si supiesen cuánto me divierto aquí... me soltarían". A continuación, se desnuda, dejando ver unos pechos caídos producto de un tratamiento hormonal y unas bragas de seda azul para, acto seguido, practicar una felación a su amante afro-americano. La emisión de fragmentos de esta cinta por diferentes cadenas de televisión de Illinois provocó que se avivara el debate sobre la conveniencia o no de la pena de muerte.